Participación

¿Caminamos juntos?

La teoría es muy bonita, “no se trata de ser el primero, sino de llegar con todos y a tiempo”, pero ya sabemos que en la práctica no es tan fácil. ¿Cómo podemos aprender a compartir los recursos, los espacios, el tiempo, el dinero… en definitiva, las decisiones que acaban construyendo nuestra realidad?, ¿cómo podemos conseguir una participación activa en el camino hacia un futuro mejor?

Artículos, recursos pedagógicos, un glosario de términos y directorio de iniciativas innovadoras para el cambio social.  Leer la revista completa online aquí.

Dedicamos este número de Educación y Sostenibilidad a la participación por muchos motivos: por el movimiento 15M que hemos vivido (y seguimos viviendo) tan de cerca este año, por la primavera árabe de nuestros países vecinos, por la velocidad y la diversidad de propuestas de ciberactivismo que nos llegan cada día… y finalmente, por la conciencia de que hemos tocado techo en tantos sentidos (ambiental, social y económico) que estamos obligados a aprender otras maneras de organizarnos.

La participación…

Según los autores que han hecho posible este número, estamos viviendo una época de cambio inédito, donde el poder de las multinacionales sobre los gobiernos, por un lado, y la distancia entre los gobiernos y las personas, por otro, son realidades cada vez más evidentes. Además, las instituciones parecen incapaces de desvincular la economía del hiperconsumo y el crecimiento sin límite (y la desigualdad social que todo ello conlleva). El conjunto ha resultado en una multitud de propuestas para participar en algo diferente, para recuperar una democracia real, ¡ya!

Estas propuestas de buscar el sentido transformador, igualitario y participativo que prometía la democracia en sus orígenes, surgen de lugares diversos, de los foros infantiles, de los sistemas de chat para adolescentes, de los moodles y wikis en el colegio, de las cooperativas de consumo, de los grupos de voluntarios, de las comunidades indígenas, de ecologistas, de sindicatos… Por suerte, la lista no es exhaustiva. Muchísima gente está buscando otras maneras de acelerar la participación activa para construir un futuro mejor.

La sostenibilidad…

… es decir, la sobrevivencia de nuestra especie (entre otras) también depende de la participación y de la vida en comunidad. Podemos aprender mucho en este sentido observando la naturaleza; no existe ningún organismo capaz de sobrevivir mucho tiempo si se encuentra aislado. Además, las características de los ecosistemas sanos, como la diversidad y la interdependencia, también sostienen sanas a las comunidades humanas. Y podemos aprender, también, de la capacidad de la naturaleza de sobrevivir a una crisis, de adaptarse, de cooperar y de transformar, y a partir de aquí podemos entender los mecanismos de participación que realmente funcionan.

Evidentemente, las redes sociales han tenido mucho éxito como espacio de aprendizaje colectivo, tomemos como ejemplo la experiencia Avaaz, una plataforma para reunir esfuerzos en las luchas sociales y ambientales que ha llegado a tener diez millones de usuarios. La accesibilidad y la velocidad que ofrecen las redes sociales han permitido una amplitud y una diversidad de participación tales que han dado una nueva vida a los movimientos sociales. Estos espacios de intercambio de información política, formación de opinión, construcción de identidad colectiva y movilización social son clave en la innovación democrática que se reclama de tantos ámbitos.

Y el aprendizaje…

Los entornos educativos –ya sean centros formales, grupos de aprendizaje virtual (e-learning),  asociaciones, universidades, familias o comunidades-– también están adoptando estrategias innovadoras de participación para la sostenibilidad en las que las personas son las protagonistas del cambio social. En algunos casos funcionan, en otros no; pero lo que todas las propuestas sí tienen claro es que para obtener lo mejor posible de los cambios que estamos viviendo hay que aprender nuevos procesos de escuchar y de compartir. Aquí presentamos una pequeña selección de múltiples iniciativas para saltar la brecha que separa el mundo que tenemos del mundo que queremos a través de la participación.

Leer la revista completa online aquí.